lunes, 10 de junio de 2019

LOS PRESUPUESTOS DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA ABANDONAN A MÁLAGA



Hemos tenido que esperar a que terminara la campaña electoral para que el  nuevo gobierno andaluz, “el trifachito”, fruto de un pacto de gobierno del PP y Cs investido con el apoyo de la ultraderecha, diese a conocer su propuesta de presupuestos para este año 2019.

Y no es casualidad que lo hayan hecho públicos después de las elecciones municipales: sabían ya que todas sus promesas no iban a tener un sustento en estos presupuestos, que no apuestan por la ciudad de Málaga y abandonan e incumplen muchas de las que durante años han sido promesas electorales y reivindicaciones del propio Partido Popular.

En primer lugar, resulta muy grave el recorte de un 15% en las políticas de empleo, cuando Málaga está a la cabeza en desempleo entre las ciudades andaluzas de más de 40.000 habitantes. En nuestra ciudad, más de 60.000 personas están desempleadas (el 22% de la población), y de éstas más de la mitad no cobran ningún tipo de prestación o subsidio. Más allá de que los programas de empleo puestos en marcha por la Junta fueran insuficientes, y su enfoque no fuera el adecuado, con estos recortes la situación va a empeorar.

Es incomprensible que se hagan recortes en una materia tan necesaria para Andalucía, cuando lo que procedía era tomarse en serio las políticas de empleo, creando nuevos programas para parados de larga duración, apostando por más formación para el reciclaje de competencias y más facilidades para que las empresas puedan crear puestos de trabajo de calidad.

Además, los presupuestos presentados no son coherentes con la promesa electoral del propio Partido Popular de crear 600.000 puestos de trabajo, algo incompatible con este drástico recorte en las políticas de empleo.

En materia de inversiones la provincia de Málaga es una de las que menos inversión recibe por habitante en estos presupuestos. No hay una apuesta por la ciudad más allá de las partidas ya comprometidas, como el Metro, que según estas cuentas vuelve a retrasar las obras para su finalización. Y resulta enormemente llamativo que no se haya incluido ni un solo euro para realizar los estudios previos la ampliación de la línea 2 del Metro de Málaga hasta el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA). Y ello después que haya sido una de las reivindicaciones del PP en el Parlamento Andaluz, y de que el Alcalde planteara sustituir el metro al Civil por la prolongación al PTA. Al final, ni el uno ni el otro.

Por otro lado, una de las principales inversiones andaluzas reclamadas por la ciudad, el tercer hospital, ha visto su partida reducida a un estudio previo de la situación de los terrenos, algo completamente insuficiente. Y esta era una reclamación no sólo de los partidos, sindicatos y colectivos que integrábamos la Plataforma por el tercer hospital, sino del propio Consejo Social de la ciudad.

Las cuentas del nuevo gobierno andaluz tampoco destinan recursos suficientes a uno de los grandes proyectos pendientes de la capital, la regeneración del cauce del Guadalmedina, para el que solo se prevé un estudio previo.

En definitiva, nos encontramos con unos presupuestos que no van a suponer ningún cambio real para la ciudad, y que suponen prorrogar una situación ya de por sí mala.

Es cierto que este, como cualquier presupuesto, puede concitar opiniones enfrentadas, favorables y desfavorables, cada una de ellas con su argumentación. Pero en este caso hay un dato objetivo para enjuiciarlos, y es compararlos con las promesas electorales de hace pocos meses del partido ahora en el gobierno, e incluso con lo que el Alcalde ha reivindicado al gobierno andaluz durante casi veinte años, y que le han servido para de justificar todos los males de la ciudad. A partir de ahora tendrá que cambiar la cantinela. Seguramente será la de “la herencia recibida”.

(Publicado en mi columna "Contra viento y marea", de la revista http://www.revistaelobservador.com/, el 7 de junio de 2019)


martes, 21 de mayo de 2019

EL VOTO ÚTIL DE LA IZQUIERDA



Si hay algo seguro del resultado de las próximas municipales en Málaga es que ninguna candidatura obtendrá mayoría absoluta, lo que obligará a algún pacto para la gobernabilidad. La necesidad de aprobar presupuestos, ordenanzas municipales y planes urbanísticos trascendentales (Planes Especiales del puerto y del Guadalmedina, PEPRI Centro, etc), hará insostenible un gobierno en minoría de cualquiera.
Los escenarios posibles son tres: un pacto de las derechas y la ultraderecha (PP+Cs+Vox); un pacto socio-liberal (PSOE+Cs); o un pacto de izquierdas (Adelante Málaga+PSOE).
Durante esta campaña he interpelado varias veces a Francisco De la Torre y Daniel Pérez sobre sus preferencias de pactos, y ambos han callado o contestado con evasivas. De la Torre no descarta un pacto con la ultraderecha, que plantea recorte de derechos y servicios públicos. Y Daniel Pérez contesta con el silencio del que hablaba Rivera, a pesar del clamor de las bases socialistas “con Rivera no”. “Quien calla otorga”, dice el refrán, y ese silencio comienza a oler mal. Obviamente, no descarta un pacto con Cs, que privatizaría hasta el aire que respiramos. Juan Cassá sí responde que “por supuesto podría pactar con el PSOE”.
Sólo si Adelante Málaga suma los votos suficientes podremos evitar que gobiernen las derechas y garantizar un gobierno de izquierdas en Málaga.
Para ello, es imprescindible que, como en las últimas elecciones generales, haya una alta participación en los barrios trabajadores y que ningún voto de izquierdas se desperdicie en opciones que pueden no obtener el 5% mínimo para obtener representación, lo que podría restar algún concejal a la izquierda y favorecer un gobierno de las derechas y la ultraderecha. También es imprescindible que PSOE y Cs no sumen los votos suficientes para un gobierno socio-liberal que continuaría con muchas políticas antisociales en el Ayuntamiento.
El voto a Adelante Málaga (Podemos+Izquierda Unida) es el único que garantiza un gobierno progresista al servicio de la gente honesta y trabajadora malagueña.

(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la casona", del diario Viva Málaga, el lunes 20 de mayo de 2019)


sábado, 18 de mayo de 2019

Un Plan para crear 25.000 empleos en Málaga



El paro sigue siendo el mayor problema de nuestra ciudad. Málaga encabeza la lista de ciudades de más de 40.000 habitantes con mayor desempleo. Casi 60.000 malagueños y malagueñas están en paro, y más de 34.000 no cobran prestación alguna. Cuatro de cada diez son mujeres y siete de cada diez, jóvenes. Además, mucho del empleo existente es precario y con salarios miserables que no permiten ni alquilar una vivienda.

Detrás de esas cifras, añade, hay gente con nombre y apellidos que empiezan el mes igual que lo acaban, sin nada.

Ante esta dura realidad el Ayuntamiento no puede permanecer impasible. El PP y Paco de la Torre han dado la espalda a los desempleados y desempleadas, pero han multiplicado las subvenciones a los empresarios, sin que haya repercutido en el empleo.

Adelante Málaga, la candidatura a las elecciones municipales de la capital formada por Podemos e Izquierda Unida, hemos elaborado un plan que permitiría crear 25.000 puestos de trabajo en cuatro años.

Es una propuesta muy estudiada, rigurosa y perfectamente realizable. El plan se pondría en marcha con una asignación en los presupuestos anuales del Ayuntamiento de 7,5 millones de euros, algo asumible teniendo en cuenta que se gasta más del doble (16 millones de euros) en estudios técnicos de proyectos que, casi nunca se hacen. Además, el consistorio debe asumir los planes de empleo de la Junta, dotados con 12,5 millones de euros al año, algo a lo que ha renunciado el gobierno municipal del PP este año, pese al alto desempleo en la ciudad.

Adelante Málaga (Podemos-Izquierda Unida) queremos dar desde el Ayuntamiento un balón de oxígeno a estas personas, mejorar su formación y, en muchos casos permitirles completar los períodos de cotización necesarios para acceder a una prestación, además de que sirva para mejorar los barrios y crear economía de cercanía.

(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la casona", del diario Viva Málaga, el lunes 13 de mayo de 2019)

martes, 14 de mayo de 2019

EL OCASO DEL FARAÓN DE LA TORRE




En el antiguo Egipto los faraones pretendían pasar a la posteridad mediante gigantescas y costosísimas construcciones que dejaran constancia de la “grandeza” de su figura, aunque fuera a costa de las penurias de sus pueblos.

De ahí que con el término “faraónico” viene a calificarse una obra o construcción gigantesca, fastuosa o que exige demasiado esfuerzo, especialmente económico.

En sus casi veinte años al frente de la alcaldía de Málaga, Francisco De la Torre se ha convertido en el faraón de los megaproyectos inútiles y derrochadores, proyectos urbanísticos faraónicos, inviables económicamente que luego, casi siempre, se quedan en el aire. Afortunadamente. 

Derrochó 30 millones de euros en un “Museo de las gemas” que jamás abrió. Un auténtico museo del derroche.

Ha defendido hasta la saciedad el embovedamiento del Guadalmedina para convertirlo en una vía rápida para los coches, una idea trasnochada, rechazada por los urbanistas para situaciones similares en todas partes del mundo, desechada por casi todas las propuestas que se presentaron al concurso internacional de ideas para la recuperación del cauce del río. Ahora, visto el rechazo de su propuesta, intenta vendernos un embovedamiento parcial con más de una decena de enormes “plazas-puente”. Y encima, ahora llega Vox, partido franquista como el propio De la Torre en su juventud y con los que no descarta gobernar, y recupera su antiguo proyecto de embovedar el río y meter el metro por debajo, una idea inviable que, además, costaría unos 2.000 millones de euros en obras de seguridad del pantano.

Ahora quiere imponernos, a pesar del rechazo ciudadano mayoritario, un mastodóntico rascacielos en el morro de levante, que acabaría para siempre con el paisaje más emblemático de una ciudad con casi 3.000 años.

Sigue empeñado en colmar de grandes rascacielos los terrenos de Repsol, cuando lo que se necesita y reclama la ciudadanía es un gran pulmón verde en ese lugar.

También ha defendido insistentemente llevar el tren de cercanías hasta la Plaza de la Marina, una obra absurda por costosísima e inútil, pues el metro llegará casi hasta la Plaza y existe conexión entre el metro y el tren.

Por no hablar de los distintos proyectos que nos ha vendido para la manzana de los antiguos cines Astoria y Victoria: ampliación de la casa natal de Picasso, supermercado “gourmet”, teatro o auditorio musical privados. Hasta un “museo de museos” llegó a plantear en el colmo de su paroxismo por la acumulación de museos.

¿Qué será lo próximo? ¿Rescatar el absurdo e irrealizable proyecto de Bendodo de hacer un puente atravesando la bahía de Málaga?

Pero De la Torre ha sido también un verdadero artista de la propaganda que no duda en pedir la capitalidad de la ciudad de lo que sea para luego venderse como ejemplo de gestión en cuestiones de las que, más bien, debería avergonzarse.

De este modo, no se ruborizó en pedir la capitalidad cultural europea para Málaga contando con el triste currículo de haber demolido más de 300 edificios históricos de nuestro patrimonio arquitectónico durante su mandato como alcalde o concejal de urbanismo.

No titubeó en pedir que se declarase Málaga capital verde, siendo una de las ciudades con menos árboles y metros cuadrados de zona verde por habitante, y con unos índices vergonzantes de contaminación de nuestro aire y nuestro mar.

Presume de ejemplo de políticas de movilidad urbana, cuando somos ejemplo de todo lo contrario: una ciudad a la medida del coche privado, sin un transporte público intermodal, sin una red de carriles bici conectada y segura y sin itinerarios peatonales agradables que conecten distintas zonas de la ciudad de forma continua, agradable y segura.

Y ha pedido la capitalidad gastronómica para nuestra ciudad cuando ha promovido que se colmara de establecimientos franquicias idénticos a los que se pueden encontrar en cualquier otra ciudad del mundo.

Málaga necesita otra persona en la alcaldía que dedique el dinero público, a transformaciones urbanas sencillas destinadas a una ciudad más igualitaria, más equilibrada en equipamientos y servicios entre sus barrios, con más oportunidades de empleo digno y de vivienda, con una movilidad más eficiente y sostenible, más verde y respirable. Una ciudad que se quiera a sí misma cuidando de su patrimonio histórico y cultural y su paisaje.

En definitiva, otro alcalde empeñado en mejorar la calidad de vida y el día a día de la gente.

(Publicado en la revista El Observador, el 13 de mayo de 2019)


viernes, 10 de mayo de 2019

El 26 de mayo haz posible el Bosque Urbano en Repsol



Los terrenos de Repsol se ubican entre dos de los distritos más densamente poblados y con menos zonas verdes de Europa: Carretera de Cádiz y Cruz de Humilladero. Durante décadas esos terrenos albergaron los depósitos de hidrocarburos de las empresas estatales Campsa, primero, y Repsol, después.

Durante todos esos años, los miles de residentes de esos distritos obreros convivieron con el peligro de unos depósitos altamente contaminantes y peligrosos.

En los años 70 y primeros 80, la ciudadanía malagueña se movilizó para exigir el desmantelamiento de esas instalaciones y su conversión en una gran zona verde.

Fruto de esa movilización vecinal, el Ayuntamiento y Repsol acordaron desmantelar los depósitos de hidrocarburos, y el PGOU de 1983 destinó ese suelo a un gran parque.

Sin embargo, el alcalde De la Torre firmó en 2008 un convenio urbanístico con Repsol para recalificar los terrenos a urbanizables y construir 4 rascacielos y varios edificios más, con 1.400 viviendas y un gran centro comercial. Así lo incluyó en el PGOU de 2011, pretendiendo acabar con una histórica conquista vecinal en favor del pelotazo de una empresa recién privatizada por el PP.

En enero y septiembre de 2016, el Pleno aprobó unánimemente realizar una consulta que la ciudadanía decidiese entre torres de viviendas y un gran centro comercial, o un gran parque en el 100% del suelo.

Sin embargo, el Partido Popular, con la connivencia de Ciudadanos, enterró la consulta ciudadana incumpliendo los acuerdos unánimes del pleno.

Adelante Málaga, la confluencia de IU y Podemos, es la única opción que puede ser determinante en las próximas elecciones municipales para un gobierno de izquierda en la ciudad que haga posible el gran Bosque Urbano en los terrenos de Repsol.

El próximo 26 de mayo usted podrá decidir entre más torres y hormigón, o un gran pulmón verde para Málaga.


(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la casona" del diari Viva Málaga, el lunes 6 de mayo de 2019)

domingo, 5 de mayo de 2019

En defensa de Miguel Roldán, acusado por salvar vidas



Históricamente el Mediterráneo ha unido África y Europa, Oriente y Occidente. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en una frontera por la que miles de personas intentan huir de la guerra, la miseria y la persecución política. Muchas de ellas (mujeres, mayores y niños entre ellas) mueren diariamente en el intento, ante la pasividad criminal de gobiernos europeos que niegan el socorro a las vidas humanas, violando los Derechos Humanos y los tratados internacionales.

Ante esta dramática situación, muchos profesionales del rescate, voluntarios de distintas ONGs decidieron no mirar para otro lado. Como Miguel Roldán Espinosa, bombero del Ayuntamiento de Sevilla natural de Cuevas Bajas (Málaga), quien ha dedicado sus esfuerzos y sus vacaciones a salvar muchas vidas humanas.

En tan solo veinte días de 2017, Miguel Roldán Espinosa y su organización humanitaria JUGEND RETTET salvaron más de 14.000 vidas frente a la costa libia.

Sin embargo, se enfrenta actualmente a un proceso judicial en Italia acusado de tráfico de personas que puede terminar con una pena de hasta 20 años de cárcel. Su única culpa ha sido salvar a personas condenadas a una muerte segura en las aguas del Mediterráneo. Su único delito, un compromiso incondicional con la defensa de la vida de miles de seres humanos de entre los más vulnerables del planeta.

Málaga luce con orgullo en su escudo el lema de “muy hospitalaria” por la solidaridad de centenares de malagueños que en 1900 se echaron a la mar con un terrible temporal para salvar a la tripulación del buque escuela alemán Gneisenau. No podemos permitir que se criminalice a un malagueño por colaborar en la defensa de los Derechos Humanos y de la legalidad internacional.

A propuesta de nuestro grupo, el Pleno del Ayuntamiento, que en su día declaró a Málaga “ciudad refugio”, ha mostrado su solidaridad y apoyo incondicional a Miguel Roldán Espinosa por su labor humanitaria en el rescate y salvamento de personas en el Mediterráneo.

(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la casona", del diario Viva Málaga, el lunes 28 de abril de 2019.



jueves, 25 de abril de 2019

Semana Santa 2019, “la puntilla para el PP”


Imagen de malagahoy.es

La recién concluida Semana Santa probablemente ha supuesto “la puntilla” que termine por finiquitar los 24 años de gobierno del PP en el ayuntamiento de Málaga.

El cambio en el recorrido oficial y las molestias ocasionadas por las inconclusas obras de peatonalización de la Alameda, que el alcalde se empeñó en iniciar con prisas e intención electoralista para presentarlas antes de las próximas municipales. A sabiendas de que afectaría gravemente a la Semana Santa.

A la intención de eliminar la emblemática “tribuna de los pobres”, le ha seguido el desastre organizativo, según la mayoría de cofrades, del nuevo recorrido oficial.

Pero lo peor, sin duda, ha sido la privatización de un evento popular para convertirlo en un espectáculo de pago, con los mejores lugares para ver las procesiones restringidos a quienes pagan una silla, y el resto obligados a presenciarlas agolpados tras las vallas y bajo vigilancia. Incluso entre los abonados ha habido protestas por perjuicios en los cambios de ubicación y la ausencia de luz. Mientras, la tribuna oficial, con centenares de sillas reservadas por protocolo, estaba casi siempre vacía.

El caos por la privatización del espacio público en el centro de la ciudad durante todo el año, ha quedado patente y expuesto a todo el mundo en estos días, con calles intransitables por la ocupación desmesurada por parte de las terrazas de los negocios hosteleros.

Y por si esto fuera poco, la falta de efectivos de policía local, denunciada por sus representantes sindicales, ha ocasionado problemas de seguridad pública y vial, como calles de recorrido procesional abiertas al tráfico o el macro aparcamiento en el cauce del Guadalmedina.

La Semana Santa de Málaga necesita del pueblo, y el pueblo necesita otro gobierno municipal que no privatice ni acabe con sus tradiciones.

(Publicado en mi columna "El ala izquierda de la casona" del diario Viva Málaga, el lunes 22 de abril de 2019)